Prevención

Medidas de control para la prevención de la Leishmaniosis

Medidas de control para la prevención de la Leishmaniosis
10/12/2021

La leishmaniosis o leishmaniasis es una zoonosis que, aunque puede afectar a la mayoría de los mamíferos, afecta sobre todo a los perros y a las personas. Se trata de una enfermedad que se produce en el momento en el que un parásito llamado Leishmania sp  se introduce en el organismo de la persona o el animal. Los síntomas que causa pueden ser muy variables, desde muy leve hasta poder llegar a ser mortal. 

Son muchos los factores que determinarán como de grave es la enfermedad en caso de que se produzca, del mismo modo que también influirán en el tipo de leishmaniosis que se acabe desarrollando (cutánea o visceral). Lo que sí que debemos saber es que nos encontramos en una zona en la que la leishmaniosis es una enfermedad endémica, como en muchas otras partes del mundo, por eso es muy importante que pongamos el foco en la prevención de esta enfermedad.   

Actualmente no existe ningún método de prevención que nos garantice que nuestro animal es inmune al parásito. Por eso es importante conocer las vías de contagio y hacer todo lo esté en nuestras manos para reducirlo tanto como sea posible.   

Como sabemos, la vía de contagio más común y a la que debemos prestar más atención es la picadura de los flebótomos, unos insectos parecidos a los mosquitos que introducen el parasito de la  Leishmania sp  en el organismo a través de la picadura. Por eso, la mayoría de los métodos de prevención están enfocados en evitar el contacto con los flebótomos. Estas son las medidas de prevención más importantes:   

Evita las horas de más actividad del flebótomo

 

Los flebótomos suelen ser más activos durante el atardecer, el amanecer y las primeras horas de la noche. Por eso te recomendamos que intentes evitar estas franjas horarias para salir a pasear con tu perro, ya que las posibilidades de que le pique un flebótomo son mayores. Además, evita tanto como puedas que tu perro duerma en el exterior, debido a que durante la noche puede llegar a recibir más de 100 picaduras, aumentando considerablemente las posibilidades de poder infectarse.  

El flebótomo sobrevive con el calor, por lo que será especialmente importante respetar estas recomendaciones en los meses más calurosos.  

Evita las zonas húmedas 

 

Las zonas con altos niveles de humedad son ideales para depositar los huevos del flebótomo, por lo que evitarlas a la hora de pasear es más que recomendable.   

Aplica repelentes a tu animal

 

Hoy en día existen muchos productos diseñados para ahuyentar a los flebótomos y conseguir evitar que se produzca un contagio por picadura. Hay una variedad muy grande de collares y pipetas, entre otros, por lo que es recomendable que consultes con tu veterinario de confianza cual es la opción que se adapta mejor a las necesidades de tu perro, vuestro estilo de vida y el sitio en el que vivís.   

Vacuna a tu perro contra la leishmaniosis

 

Si bien es cierto que la vacuna no garantiza que no se produzca la picadura y con ello la posible infección, sí que ayuda a tu perro a tener mucho más preparadas sus defensas para combatir la enfermedad. . Además, en caso de que, a pesar de haber tomado todas las otras medidas de prevención, tu perro acabe desarrollando la enfermedad, la vacuna va a contribuir en la lucha contra el parásito haciendo que los síntomas sean más leves y que tengan mejor evolución.  

Haz visitas periódicas a tu veterinario 

 

No suele ser lo normal, pero en algunos casos los perros pueden ser portadores de Leishmania sp  sin llegar a desarrollar la enfermedad. En estos casos estarían actuando como reservorios del parásito. Además, a veces los síntomas de la enfermedad pueden tardar un tiempo en aparecer, dificultando así que la podamos detectar en las primeras fases. Por eso es tan importante hacer visitas periódicas con tu veterinario de confianza para que haga las pruebas necesarias y confirme que no hay ninguna infección.  

Como siempre, te recomendamos que, ante cualquier duda, consultes con tu veterinario de confianza, así como que acudas a él o ella en caso de que tengas la sospecha de que tu animal puede tener leishmaniosis. 

Fuentes:
  • Por un mundo sin leishmaniosis. Leishmaniosis. Última consulta (01/06/2021). Disponible online en: https://www.porunmundosinleishmaniosis.com/leishmaniosis.html 
  • Stop Leishmania. Leishmaniosis en perros. Última consulta (01/06/2021). http://www.stopleishmania.org/es/leishmaniosis-perros.php#prevencion
Artículos relacionados