Prevención

Leishmaniasis en perros: ¿existe riesgo de contagio?

Leishmaniasis en perros: ¿existe riesgo de contagio?
25/04/2022

El contagio de la leishmaniosis es evitable, y adoptar las medidas de prevención adecuadas es crucial para la lucha contra la enfermedad. 

¿Cómo se contagia la leishmaniosis? 

La forma más común de contraer la enfermedad es por la picadura de un flebótomo (o mosca de arena), el cual actúa como vector, y es responsable de la propagación de la leishmaniosis.  

Existen otras vías de transmisión para perros y personas, no tan comunes como ésta e independientes de la presencia de un vector, como la infección por una transfusión de sangre. 

¿Representan los perros infectados un riesgo para los demás? 

Es posible que a través de un perro infectado por la picadura del mosquito, se pueden infectar los perros sanos. De modo que una vez nuestro perro ha sido infectado, es fundamental llevar a cabo un diagnóstico adecuado, como hacerle un test en el veterinario. Debemos tener en cuenta que un perro diagnosticado, aunque esté infectado, es más seguro que un perro que desconozcamos su estado de salud.  

Si consideramos que un perro infectado con L. infantum, ya sea sano o enfermo, será igualmente protegido con medidas de control y prevención recomendadas, el riesgo para las personas será mínimo. 

¿Infectarse significa contraer la enfermedad? 

No necesariamente, ya que existen infecciones subclínicas dentro de la leishmaniosis, es decir, sin signos visibles. En zonas endémicas, el número de perros contagiados de leishmaniosis puede ser superior al número de perros enfermos por leishmaniosis. Factores como la respuesta inmunitaria y la situación de cada perro, entre otros, determinan la gravedad de la infección.  

Si quieres estar informado sobre cómo proteger la salud de tu perro síguenos en Instagram y suscríbete a nuestra newsletter

Fuentes:
  • Miró, G., & López-Vélez, R. (2018). Clinical management of canine leishmaniosis versus human leishmaniasis due to Leishmania infantum: Putting “One Health” principles into practice. Veterinary parasitology, 254, 151-159.
Artículos relacionados